GANETA, ida y vuelta