Subida a Peñalara, ¡Buf!